martes, 3 de septiembre de 2013

Cuento de suspenso publicado en "Abrazos del Sur"

Pablo L. Crespo Vargas

Este cuento de suspenso, redactado en el segundo trimestre del pasado año, fue publicado en la antología literaria: Abrazos del Sur, 2013, del colectivo El Sur Visita al Sur, Inc. Es la segunda narrativa que he logrado publicar. Hoy, me he motivado a presentarla, luego de una charla con el amigo y escritor Alfredo Morales Nieves y de haber comenzado a leer su novela El muerto, la cual presenta temas muy inquietantes... 

El árbol de quenepa

Octavio se levantó de su cama, notó que ya había salido el sol, llevaba una pijama de líneas verticales color plateado raro que eran disimuladas por la blancura añejada de la tela de algodón.  Su atuendo, siempre le había parecido una versión modificada de la ropa que llevaban los presidiarios, aunque nunca los había visto se los imaginaba como seres fieros y sanguinarios que mataban y robaban por placer.  Esta idea del presidiario, al reflexionar, le parecía exagerada.  Sin embargo, así su abuela le había contado.   Extrañaba las narraciones de este singular ser casi centenario y que aún veía caminar por los pasillos de la casa, pero ya no le hablaba, ya no le contaba anécdotas ni realizaba cuentos de mucha imaginación.
El relato que más le causó impresión fue el de los soldados que se preparaban para combatir a un fiero invasor; invasor que al llegar fue recibido como libertador por esos mismos hombres que un día habían jurado luchar hasta morir pero que al llegar el momento lo único que hicieron fue servir de perros falderos y de bufones para divertir al recién llegado.  La abuela en medio de la narración los maldecía y les reprochaba su hombría como si ellos estuvieran presentes.  Era la narración que más acaloraba a la matriarca del hogar.  La llevaba a extremos que nadie hubiera imaginado, ya que sollozaba con ira deseando no haber estado sufriendo de fiebres intermitentes producto del escorbuto provocado por la falta de alimentos que azotó la zona debido al bloqueo que el invasor cometía desde inicios del conflicto.  Solo si hubiera tenido la fuerza suficiente de tomar un arma, fuera esta un fusil o un machete, se hubiera enfrentado a ese invasor que no permitía la entrada de productos necesarios para la población.
            -¡Cobardes! - era su grito para finalizar la historia, luego se quedaba callada, en sufrimiento y amargura por horas hasta que decidía acostarse en su hamaca, donde destilaba sus sentimientos separando el odio del razonamiento.
            -Pobre abuela, - pensaba el joven que recién había dejado la niñez – ya no me habla, ni siquiera me reconoce.  Le paso por el lado y tampoco me mira, sólo solloza y se lamenta de una pérdida que desconozco.   
Todas las mañanas era igual, su abuela en un mar de lágrimas, su madre vestida de negro y su padre siempre inmerso en sus negocios.  Para el joven, ninguno de los tres notaba su presencia.  Ya se había acostumbrado a la  rutina mañanera de ser ignorado por todos en la familia, inclusive los criados, un varón y tres mujeres de edad considerable que realizaban cada una de las tareas del hogar.  El joven ya había adquirido la costumbre de dirigirse a la persiana y desde allí observar a los niños y jóvenes que se reunían a jugar frente a la acera de la recién fundada estación de carros públicos.  Desde su posición contemplaba como estos se divertían lanzando un balón de un lado hacia otro.  Nunca lo habían dejado compartir con otros niños por lo cual ya no se molestaba en pedir permiso. 
-Esta mañana será diferente, - se dijo -saldré a jugar sin permiso, prefiero que me regañen a seguir pasando los días aquí.
Caminó lentamente hacia la puerta principal, al acercarse a varios pasos se detuvo.  No sabía si debía salir por allí o utilizar la puerta que se encontraba en la cocina.  El salir por la cocina tenía la ventaja de evitar ser visto por sus padres, sin embargo, tendría que darle media vuelta a la parcela para poder llegar al portón que comunicaba con la acera que llevaba a donde los demás niños jugaban.  No vaciló más, caminó los pasos que le faltaban, tomó la manija giratoria con sus manos para abrir la puerta pero esta se mantuvo inmóvil.  No entendió, miró para ambos lados del pasillo y realizó un segundo intento.  Nuevamente, no funcionó.  Continuó en repetidas ocasiones hasta que vio que su abuela se acercaba.  Del susto salió corriendo hacia la cocina con la intención de usar la salida que allí se ubicaba y que llevaba al patio posterior.
Al llegar a la cocina se detuvo frente al portal que estaba abierto, miró para todos lados y corrió hacia el exterior.  No se detuvo hasta que llegó frente a los demás jóvenes.  Ninguno lo percibió.  Sentía nuevamente que lo ignoraban, que su presencia era invisible.  No se atrevió a acercarse a ellos, por lo cual comenzó a llamarlos, a la vez, que aleteó sus brazos y realizaba brincos, pero no hubo resultados.  No aguantó mucho y corrió nuevamente a su casa.
Al pasar por el patio posterior notó que el árbol de quenepa, que siempre había visto frondoso y que cada julio comenzaba a dar los frutos que tanto a él gustaba estaba cortado transversalmente a unos tres pies del suelo.  Se le notaba una infinidad de anillos, reflejo de su longevidad.  Sin embargo, ¿quién lo había cortado?, ¿por qué?, si ese árbol era toda una bendición.  Por un lado, daba una envidiable sombra donde todos en la casa podían buscar refugio esas tardes veraniegas de insoportable calor.  Por otro lado, brindaba desde julio a septiembre ese fruto tan jugoso, tan apetecible, tan mortal.
-¡Tan mortal!-, Octavio quedó pensativo por unos segundos luego de esta exclamación que lo dejó perplejo, agonizante y en sufrimiento.  En otra milésima de segundo los recuerdos de aquella mañana soleada le llegaron a su mente.  Estaba solo en el patio, los demás estaban preparándose para el desayuno.  Octavio prefirió esa mañana ir al patio y divertirse con sus gallinas.  Le encantaba correrlas, aunque era un juego de niños siempre le había apasionado asustarlas y ver sus intentos de vuelo para poder escapar de él.  También recordaba el ramillete de quenepas recién cortado del árbol y que sostenía en su mano izquierda.  Al principio degustaba una quenepa a la vez, pero según las consumía su paladar le pedía más.  Luego de escupir la octava pepa decidió atragantarse tres de sopetón, aun así continuó persiguiendo a las gallinas.
No debió hacerlo, ya que luego de varios pasos se tragó la que parecía de mayor tamaño.  En ese momento sintió que se ahogaba, que el aire no le llegaba a los pulmones.  Su reacción inmediata fue llevarse las manos a la garganta para apretar su cuello y ver como la pepa del fruto salía.  Quería gritar por ayuda, pero no le salían las palabras.  Quería correr hacia la entrada de la cocina, pero ya no tenía fuerzas en sus piernas.  Quería vivir, pero ya era tarde.    



5 comentarios:

  1. Me encantó.
    Mientras lo leía, lo imaginaba todo tan real. Fue un deleite leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diane. También te recomiendo el de la testigo de Jusefa Ruiz.

      Eliminar
  2. Quizás lo lea también. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Sobre las relaciones escritas por el Fray Jerónimo Ramón Pané hay que aclarar que no se relacionan con su convivencia con la etnia taína sino con la macorix.

    Cuando Cristóbal Colón le pidió a Pané que viniera a la Isla de San Juan, ahora Puerto Rico, a apaciguar a los indígenas que se sublevaban, Pané le dijo a Colón que él no sabía hablar taíno sino macorix.

    Macoriges, lucayos o guanabateyes como los llama Ricardo Alegría, taínos, caribes y siboneyes eran las etnias que vivían en las Antillas al momento de la conquista e inicio de la colonización.

    Sobre este tema espero estar haciendo una publicación investigativa muy pronto. Hay evidencia de sobra que la historia ha sido manipulada y "simplificada". En Puerto Rico vivían al menos 3 de esas etnias al momento de la conquista.

    Yo prefiero hacer como el historiador Adolfo de Hostos general de Puerto Rico, e hijo del Prócer Eugenio M.De Hostos que se refiere a los indígenas como indígenas, aborígenes o nativos, porque nadie, NADIE, NI UN SOLO ARQUEÓLOGO DE PUERTO RICO O DEL MUNDO, nadie puede hablar con 100% de seguridad si están hablando de taínos, caribes, lucayos, macoriges o siboneyes.

    Sacando los siboneyes que solamente habitaban Cuba, los demás se movían y habitaban las restantes islas del arco caribeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Lourdes. Gracias por tu aportación. Soy de los que cree que la historia está sujeta a nuevas investigaciones e interpretaciones y es por eso que existen estos espacios para poder motivar el desarrollo de estudios que presenten nuevas formas de ver las cosas. Gracias nuevamente y tienes a tu disposición la página de Akelarre: Historia y Ficción para presentar cualquier ensayo sobre este particular u otro, así como a la editorial para cualquier publicación. Actualmente se están corriendo varios proyectos de mucho interés sobre las poblaciones aborígenes y en su momento se estarán publicando por estos medios.

      Eliminar