lunes, 21 de octubre de 2013

Los paleoindios en la cuenca caribeña

Pablo L. Crespo Vargas

Los paleoindios en la cuenca caribeña: análisis de las ideas presentadas por Mario Sanoja, Iradia Vargas y Peter G. Roe en dos artículos referentes al tema[1]
Este trabajo presenta un análisis sobre los paleoindios en el Caribe, utilizando los puntos de vista de tres especialistas en el tema y dos de sus artículos: Mario Sanoja, antropólogo e Iradia Vargas, historiadora y antropóloga, ambos venezolanos[2]; y Peter G. Roe, antropólogo estadounidense[3]. Cronológicamente hablando, Sanoja & Vargas inicia su narrativa cerca de 15000 a.C., centrándose en las migraciones paleoindias procedentes del actual territorio venezolano; mientras que Roe, analiza el arco antillano desde 7000 a.C.
Entre el periodo de 15000 al 8000 a.C., en el área occidental del actual Venezuela cohabitaron los seres humanos junto a grupos de grandes mamíferos tales como mastodontes, gliptodontes y megatherium, animales que brindaban la alimentación necesaria para las bandas de paleoindios, quienes se especializaron en la caza como modo de subsistencia. A partir de este último fechado, estos mamíferos se extinguen, dando paso al desarrollo de la caza de organismos más pequeños. Por otro lado, los recolectores marinos se desarrollaron en las costas, donde la abundancia de fauna marina proporcionó la fuente principal de alimentación. Algunos grupos del norte de Sudamérica y de las Antillas llegaron a subsistir hasta el año 1000 d.C. Cada uno de estas poblaciones complementaron su dieta con la recolección de vegetación comestible y en el caso de los recolectores marinos, algunos grupos llegaron a la caza de pequeños mamíferos.
El grupo de los cazadores especializados muestra un claro proceso evolutivo en cuanto a la tecnología de la caza y relacionado con los cambios ambientales. Antropólogos, como Joseph María Cruxent, indican que en la etapa inicial se desarrolló un estilo de caza directo, donde los cazadores debían embestirse contra su presa. Con la extinción de los grandes mamíferos y la búsqueda de mejores instrumentos de caza para animales más pequeños y ágiles, se desarrollaron pulidos en piedra, más eficaces y de menor tamaño que los utilizados en periodos anteriores.[4] Otro elemento que surge son las puntas líticas de proyectil. Estos, al igual que las armas de embestida, sufren una reducción en tamaño y mejoras en su diseño balístico que las hace más efectivas.[5] El desarrollo de armas arrojadizas lleva a los autores a concluir que estas constituyeron “una liberación relativa de las fuerzas ambientales que determinaban el modo de vida”.[6] Básicamente, el ser humano americano comenzaba a tener un mayor dominio de su medio ambiente; ya no tenía que esperar a que su presa apareciera, sino que él mismo podía encargarse de buscarla fuera de su entorno, con la seguridad y confianza que este acto conllevaba. 
Los recolectores marinos especializados surgen como patrón de subsistencia a partir del 7000 a.C.  Estos se desarrollan mediante la adaptación a un medio ambiente que les proporcionó lo necesario para subsistir.  Inicialmente el material utilizado para sus artefactos fue la piedra, sin embargo, la adaptación ambiental los llevó a la utilización de otros materiales como el hueso y posteriormente las conchas. Uno de los avances fue la fabricación de hachas con conchas, las cuales fueron de gran utilidad en los trabajos de madera.  Según los autores, esto pudo haber sido factor determinante en la creación de una cultura navegante que iniciara el proceso de poblar las Antillas. Otros avances tecnológicos alcanzados fueron el desarrollo de redes y artefactos flotadores. En el primero se puede evidenciar el dominio desarrollado sobre el tejido vegetal.
            Las Antillas fue un lugar propicio para la continuidad de sociedades de recolectores marinos especializados debido a que la fauna marina era abundante, mientras que la terrestre era escasa, a la vez, que existía una carencia en cuanto a cultivos autóctonos. Una excepción a esta aseveración fue la presentada por Veloz Maggiolo y Ortega en cuanto al complejo de la Cordillera Central, región del Cibao, La Española.  Allí se encontró puntas hechas de sílex “de excelente calidad, y de gran tamaño”.[7] Aunque estos artefactos no concuerdan con las culturas insulares posteriores se ha teorizado que su desarrollo se dio debido a la posible caza de los primates conocidos como parocnus serus, de cual se ha encontrado evidencia de su existencia en la región hasta cerca del 840 a.C.
            Un elemento que debemos analizar con detenimiento es el presentado por los autores sobre “el abandono progresivo del cultivo o de ciertas técnicas de consumo de alimentos vegetales, a favor de la recolección altamente especializada de conchas marinas”.[8]  Este hecho denota que el proceso de recolección marina presentaba una fuente de fácil acceso y con una producción alimenticia mayor que la conseguida por medio del cultivo.
En el ámbito antillano, no existe evidencia arqueológica de esta primera manifestación. La evidencia arqueológica que se encuentra es de los grupos de cazadores que se habían trasformado en recolectores especializados. Esta transformación se debió, posiblemente, a la falta de una economía sustentable cuya base era la caza.
El segundo artículo trata sobre los indios arcaicos procedentes de América Central, los cuales se establecieron tanto en Cuba como en la Española.[9] Se debe mencionar que tanto Jamaica como Puerto Rico, aparentemente no fueron pobladas por estos grupos.  La primera, sin razón aparente; la segunda porque se convirtió en una frontera natural ante los arcaicos procedentes del Orinoco.[10] 
Contrario a la creencia generalizada de presentar a los grupos arcaicos como simples nómadas y recolectores, Peter Roe, expone que los arcaicos provenientes de Centroamérica eran sedentarios.[11] En cuanto a este punto, se presenta como evidencia los hallazgos arqueológicos de asentamientos tan antiguos como el 4000 a.C.[12]  En estos asentamientos se han hallado artesanía tallada y decorada, lo que es muestra de trabajos especializados y del desarrollo de una agricultura, base importantísima para el sedentarismo. Otro aspecto que demuestra la artesanía y el pulido especializado de la piedra es la existencia de algún grupo encargado de las creencias religiosas. Aunque el autor no lo indica directamente, ambos aspectos son demostrativos de la formación inicial de una sociedad con estratificación social. 
Otro aspecto presentado por Roe y que nos sirve, también, como evidencia de los inicios de la estratificación social son “las varas de autoridad”. Estas, se cree, eran símbolos de control y le conferían a sus portadores el poder de lo que el autor llama un “cacique de guerra”.  Con este aspecto, podemos reconstruir una sociedad arcaica con al menos cuatro estratos: “el cacique de guerra”, los especialistas en religión, los especialistas en artesanía y pulido, y los recolectores.[13]  
Ambos artículos nos llevan al periodo inicial de la colonización indígena del Caribe insular. Por un lado, Sanoja y Vargas,  nos describen esos primeros pobladores procedentes de Venezuela que son divididos entre los recolectores marinos, los cuales iniciaron el movimiento humano hacia las Antillas; y los cazadores especializados, que al migrar hacia la zona insular evolucionaron al grado de recolectores especializados debido a la poca efectividad de una economía basada en la caza en un ambiente no apto para ello. Por el otro lado, están los indios arcaicos procedentes de Centroamérica, que se establecieron en Cuba y La Española. 
Si evaluamos a los grupos arcaicos centroamericanos con los pocos datos arqueológicos que se tienen sobre su economía podríamos determinar que ellos, aparte de ser recolectores (podrían ser marinos o terrestres, quizás ambos) y cazadores de pequeños animales o aves; pudieron haber desarrollado algún tipo de horticultura menor o irregular, que justificara la creación de una artesanía. En Sanoja y Vargas, se indica que cerca de 2000 a.C. ya se había introducido de forma “significativa el consumo de alimentos vegetales” en sitios como Hoya del Toro, provincia de Macorís, La Española. Debemos señalar, que ninguno de estos hallazgos es prueba significativa del desarrollo de una horticultura simple. No obstante, no debemos olvidar el señalamiento que hace Roe al indicar que los grupos nómadas no tienden a desarrollarse como artesanos ni pulidores de piedra, ya que les sería molestoso cargarlos con ellos. En otras palabras, la artesanía para ser desarrollada tenía que ser por alguna necesidad, y esta era, primordialmente, el consumo de productos vegetales y, a su vez, el desarrollo o inicio de la agricultura.

Referencias bibliográficas
Roe, Peter G., “Los indios arcaicos... ¿forrajeadores simples?”, El Nuevo Día, San Juan, 14 de junio de 1999.
Sanoja, Mario e Iradia Vargas Arenas, “Los cazadores especializados y recolectores marinos especializados”, Antiguas formaciones y modos de producción venezolanos. Monte Ávila, Caracas, 1992, 3ra ed., pp 35-50.




[1] Originalmente este ensayo fue uno de los requisitos para un curso de maestría sobre Culturas Aborígenes, dictado por Dr. Pablo Hernández González, en el 2005, donde se hace un estudio historiográfico utilizando dos artículos sobre los paleoindios.
[2] Sanoja, Mario & Iradia Vargas: “Los cazadores especializados y recolectores marinos especializados”, Antiguas formaciones y modos de producción venezolanos, 3ra ed., Caracas, Monte Ávila, 1992, págs. 35-50.
[3] Roe, Peter G.: “Los indios arcaicos… ¿forrajeadores simples?”, El Nuevo Día, San Juan, 14 de junio de 1999, 2 págs. El artículo es una fotocopia, obtenido del archivo periodístico vertical de la Universidad Interamericana, Recinto Metro. En el momento de archivarlo, se descuidó el proceso de preservar la paginación original.
[4] Sanoja y Vargas indican reducciones en el tamaño de los instrumentos de hasta un 67%.  La reducción de tamaño fue acompañada de un mejoramiento en la utilidad de los bordes. Como si esto fuera poco, se comenzó una especialización en el uso de otros instrumentos destinados a mejorar los hábitos alimenticios.
[5] Los autores comparan los proyectiles del complejo de las Lagunas (15000-12000 a.C.) con otras fechadas en el periodo del 10000 al 8000 a.C., encontradas en el llamado complejo El Jobo. Con el surgimiento de puntas usadas como proyectil la cacería pasa a ser de tipo semidirecta.
[6] Sanoja y Vargas, “Los cazadores especializados…”, pág. 37.
[7] Ibídem, pág. 40
[8] Ibídem., pág. 47.
[9] Roe, Peter G.: Los indios arcaicos…, págs. 1-2.
[10] Ibídem.
[11] Ibídem, pág. 2, indica que “ciertos grupos pudieron haberse movido con las estaciones del año desde la costa hacia el interior para buscar los recursos acuáticos y terrestres”.
[12] Roe indica que los grupos poblacionales de cerca del 4000 a.C. eran de menor tamaño que los del 2000 a.C.  Esto puede estar claro debido al proceso evolutivo de la sociedad, la cual se va adaptando al medio ambiente que habita y mejora las técnicas de sobrevivencia para este. 
[13] Entendemos que este punto podría ser debatido y que merecería un mayor grado de atención que incluiría un estudio bibliográfico más detallado.

2 comentarios:

  1. Muy interesante este escrito Pablo. No hay duda que el hombre ha migrado desde sus comienzos como un procesos innato en su esencia. De estos procesos migratorios nos convertimos en entes que combinan la mutación genética, dando rasgo compuestos en la apariencia personal y aprendiendo diferentes actividades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gladys, muy acertado tu comentario. Es de suma importancia conocer a las distintas sociedades que han existido en nuestro entorno histórico, mas en nuestra cuenca caribeña, lugar por donde han pasado cientos de grupos poblacionales y que han contribuido a lo que somos hoy día.

      Eliminar