martes, 2 de agosto de 2016

Un ruso en Aguadilla



UN RUSO EN AGUADILLA... una historia que parece cuento
Haydée E. Reichard de Cancio Ph.D.

Alejandro II
La narración que voy hacer a continuación comienza en tiempos de Alejandro II, Zar de Rusia. Para esa época vivía en la Corte del Monarca Ruso un pariente suyo que se apellidaba Mostowenko, que tenía un hijo de ideas muy liberales y estaba rebelde con la Jerarquía existente en su país en aquellos momentos. Dicho mozo se iba a los trigales en las cercanías de San Petersburgo, capital de Rusia entonces, y les decía a los trabajadores y a los guardias imperiales de Palacio que no actuaran como esclavos y desobedecieran al Zar, que después de todo él era un hombre como ellos y que meramente era un ricachón. 

Isabel II
Al enterarse su padre buscó como sacar a su hijo de Rusia, ya que sabía que tan pronto el Zar se enterara de sus ideas, lo iba a enviar a matar. Como padre al fin, escribió a varios Monarcas pidiéndole asilo para su hijo. Todos se negaron excepto la Reina Isabel II de España que le ofreció ayuda. A los tres meses de estar en España el señor Mostowenko, padre, recibió una misiva de la Reina dónde le indicaba que su hijo no podía permanecer por más tiempo en España porque éste le estaba soliviantando las provincias y ya los labriegos estaban hablando mal de la Monarquía. 

El padre, le pidió a la Monarquía que como ella tenía posesiones en América que le hiciera el gran favor de enviarlo a una de sus posesiones. Don Francisco Esteves Soriano, quien fue Alcalde de Aguadilla recordaba que siendo niño vio llegar al puerto de Aguadilla un barco de matrícula rusa que trajo a un joven que era riquísimo y jugaba topos y barajas utilizando monedas de oro, algo poco acostumbrado por aquellos lindes. Años más tarde el historiador don Guillermo Esteves Völckers repetía la historia.


Bahía de Aguadilla, s. xix
Tan pronto llegó a la villa del Ojo se presentó a la Escribanía del Lic. Juan Arroyo Budía y se hizo su amigo. Además, conoció y entabló amistad con don Ramón Méndez Quiñones, primer dramaturgo puertorriqueño, Alcalde de Moca y conocido hacendado, con don Osvaldo Abril, quien además de político liberal, fue Alcalde de Aguadilla, del Doctor Benejam, farmacéutico don Ventura Marín y otras figuras importantes de la zona. 


Mostowenko vestía impecablemente. Cubría su cuerpo con preciosas capas de seda de varios colores, contaba con mucho dinero y compró los mejores caballos del país y su ejercicio de equitación eran diarios de siete a nueve de la mañana. Y el día que su ejercicio era a estilo de los húsares nadie trabajaba para verlo; pero el día que practicaba sus carreras a estilo de los cosacos, el pueblo temblaba. Las puertas se cerraban y el galante e intrépido ruso desbocaba el caballo, y el público temía por sus vidas y se entraban a sus domicilios. Sin embargo, su dominio sobre el equino era tal, que jamás ni a un niño lastimó.

Francisco Esteves Soriano
Luego de estar en esta localidad por dos años se enamoró de una pobre campesina muy bonita de tez blanca y ojos claros. Para l874 a 1876 aproximadamente de su unión consensual con la jibarita, tuvo una bella niña, llamada Amparo, que según cuentan parecía hecha de nieve con mejillas color de rosa. Para aquellos entonces no existían los antibióticos ni los medicamentos de nuestros tiempos y la joven madre fue diagnosticada con tuberculosis. El distinguido Doctor Carbonell, de Mayagüez fue enterado de la situación por el farmacéutico don Ventura Marín, quien era uno de los tantos conocidos del ruso. Desde que el extraño personaje se había avecinado a Aguadilla se comentaba que él era pariente del Zar. El galeno mayagüezano vino a la Villa del Ojo a ver a la joven madre sin embargo luego de atenderla y medicarla murió.

El padre de Mostowenko, al enterarse de lo acontecido sacó a su hijo de la Isla y la niña de cuatro años quedó huérfana de madre y prácticamente de padre. Para esa fecha murió en Rusia Alejandro II y le sucedió al trono Nicolás I, quien encontró gran desobediencia hacía la Jerarquía y la prensa de esa fecha informaba que en el mismo palacio se fusilaban veinte o treinta personas diarias.

Tanto el Dr. Carbonell, como don Ventura Marín y otros aguadillanos le escribieron al padre del Mostowenko pero el silencio era quien le respondía. El Dr. Carbonell se hizo cargo de la niña ya que jamás se supo del padre.

Decían los que lo conocieron que él fue el precursor de Marx y Gorki. Recordaba muy claramente doña Asunción Abril a la hija de Mostowenko, ya que el Dr. Carbonell la traía Aguadilla de visita a casa de los Abril, ambas compartían y fueron amigas hasta que la joven dejó de escribirle.


Para l970 don Guillermo Esteves Völckers, ex Secretario de lo Interior de P.R., escribía a el Dr. Herman Reichard Esteves: “No creo que lo del ruso son cuentos - Hará un mes Juanita Benejám me dijo por teléfono al hablar de la muerte de Chuncha (Asunción Abril), que el Doctor Benejám, su padre, atendió a la mujer del ruso y que le contó la historia de la niña y la sensación que hizo el ruso en Aguadilla.” Además, según hemos investigado el padrino de la niña fue el Doctor Benejám y la madrina doña Tula Acevedo, por notas que dejó el Dr. Herman Reichard Esteves, lo que no sabemos sí el bautizo fue en Aguadilla o Moca.

La niña trató infructuosamente de contactarse con su padre y a la edad de diez y siete años partió de Puerto Rico hacia Barcelona y se hizo una gran corsetera. Se casó y fue a vivir a Santo Domingo. Allí no le fue muy bien económicamente y en varias ocasiones pidió ayuda económica a sus amistades en Puerto Rico. Luego desde 1910 nadie supo más de la rusita borinqueña.

El impacto que causó el pintoresco y atrevido personaje del ruso en Aguadilla fue utilizado por dos grandes de nuestra literatura. En primer lugar, el dramaturgo aguadillano, Ramón Méndez Quiñones en una de sus piezas corta, más bien podríamos catalogarla de juguete cómico “Un Jíbaro” en1878 y “Una Jíbara”, 1880. Ambas piezas costumbristas y humoristas fueron enmarcadas en un barrio de Moca. Allí el joven dramaturgo tenía su hacienda y conocía bien el ambiente campesino que le rodeaba. En su obra “Una Jíbara”, el protagonista Alejo hablando con Ño León otro de los personajes sobre su persona de bebedor, jugador, fiestero dice: “en Rusia, sabido es uno (de los países) que los viejos y muchachos todos se acuestan borrachos y en prueba. ¡aquí estuvo el ruso¡

Recordemos que el Ruso que se estableció en Aguadilla y que probablemente fue con una jibarita de Moca que tuvo a su hija, era muy amigo de Méndez Quiñones. No nos cabe la menor duda que sí el Dr. Benejám, que residía en Moca atendió a la madre de la niña llamada Amparo tiene que haber sido en las cercanías de la hacienda de su amigo Ramón Méndez Quiñones. El personaje Alejo es un tipo vago, jugador, borrachón, le gustan los caballos y poco responsable como esposo y padre que también tiene una remembranza a lo que se ha dicho del famoso ruso. 

Ana Roqué de Duprey
En 1919, la autora Ana Roqué de Duprey, quien vivía en Aguadilla indicó que para los años que se cuenta vino a nuestras playas el ruso, por lo cual escribió un cuento titulado “Un ruso en Puerto Rico, treinta años atrás”. Su obra que tiene un valor cultural, por las descripciones de las fiestas jíbaras y el modo de vivir a finales del siglo XIX, en los campos especialmente Moca, tiene una estructura tradicional y a la vez educativa.

El ruso de doña Ana es hijo de un puertorriqueño que quiere conocer lo que es Puerto Rico, pero ha sido educado en Rusia por su padre que emigró a ese país muchos años atrás y una madre rusa. El ruso de puertorriqueño, también es amante de la buena vida, las mujeres, la fiesta y el alcohol que luego de pasar un mes en la cárcel decide dejar todo atrás y regresar a Rusia

Ramón Méndez Quiñones
Los dos autores escogen al campo de Moca como lugar de visitar a las campesinas o jibaritas, bailar, fiestear y caer en desgracias. Luego de escuchar, leer viejas notas y las dos obras mencionadas no me cabe la menor duda que Mostowenko, fue una realidad en la historia de nuestro pueblo. ¿Para dónde se fue cuando supo que tenía una hija y la mujer con quien vivía tenía tuberculosis y se iba a morir? Nadie sabe, pero según llegó por este puerto estoy segura que por el salió sin dejar huellas, sólo abandonando a una criatura de cuatro años que lo buscó y nunca lo encontró.



3 comentarios:

  1. Luis Lizardi Solá3 de agosto de 2016, 21:06

    Muy interesante su relato.

    ResponderEliminar
  2. Probablemente en Moca hay semillas del Ruso, unas Rubias de ojos azules, pelo Rizado, su bisabuela decía que era, Antonia la hija bastarda de Mantenco. Al comparar con el apellido del Ruso,hay muchas similitudes. Se debería indagar más, sobre las conquistase del rico joven Ruso por los campos mocanos. .

    ResponderEliminar