martes, 10 de mayo de 2016

Presentación del poemario: Desde las puertas de mi casa



Presentación del poemario: Desde las puertas de mi casa
Por Cybell Batista Baco

Nota del editor: Escrito preparado por la prof. Batista para la presentación del poemario de Alfredo Morales Nieves, "Desde las puertas de mi casa" realizada el 18 de abril de 2016 en el Casino de Mayagüez.

Para adquirir en amazon.com

Nos encontramos hoy ante la presentación de esta obra mayagüezana. Un tributo a los mayagüezanos que ya no existen, los que estamos y lo que están por nacer. Es un honor poder expresar mis impresiones del poemario, compartir mi experiencia al sumergirme en sus palabras. No podía ser otra noche como la de hoy, dónde se rinde tributo a un gran poeta, residente de Mayagüez quien al igual que Alfredo caminó las calles del pueblo, nuestro José de Diego.

Este poemario estuvo guardado durante 20 años, ya el poeta nos explicará las razones. Pienso que todo tiene su tiempo, todo ocurre en el momento preciso, sin dudas. Cuando llega a mis manos para descubrirlo, esperaba leer sentimientos del autor sin más, expresiones y vivencias del otro. Pero no fue así, quizás porque soy mayagüezana, porque también caminé las calles que evoca el texto, porque me vi de niña caminando junto a mi madre, escuchando sus memorias. Contándome sobre los teatros, la escuela superior, las tiendas, los edificios. Al igual que su autor he visto el derrumbe de edificios históricos, casas, y con ello el derrumbe de nuestra historia.

Mientras se lee nos vamos adentrando en las calles, la eternidad de la ciudad. Las calles, testigos mudos y fríos para algunos, pero vivos y reveladores para otros. Me veo caminando junto a Alfredo el niño, siendo niña también al leer sus versos. La infancia es el lugar de la memoria y el mito. Cortázar define la infancia como el momento en que se encuentra las cosas que nos asombran siempre. Es el mundo donde el escritor puede habitar por momentos y hacer lo que no podía hacer desde niño: entender.

El poema Paris me lleva a las puertas de la casa de mis abuelos en la calle Dr. Escabi, punto de reunión familiar, donde jugaba con mis primos, donde veía las fotografías de mi madre y sus hermanas. Mientras escuchaba anécdotas de su juventud, me contaban del teatro Riera, de la vida social, el desarrollo económico que florecía en ese tiempo. Lo veía escapar como la gaviota del poema, decir adiós nos cuesta, duele. El Ensanche Martínez me hizo reflexionar acerca de la vida universitaria, son miles los estudiantes que habitan nuestro pueblo todos los años, Mayagüez no puede desprenderse de los estudiantes. Nuestros huéspedes salen de la ciudad, pero la ciudad siempre se queda en ellos. Las Puertas mayagüezanas nos presentan la estampa emigratoria que siempre aportó a nuestro pueblo, recibimos seres humanos de distintos entornos culturales y los hacemos nuestros. La cubana, la madrileña, vecinas incondicionales que merecen ser recordadas. Lamento la pérdida de muchas estructuras, edificios impresionantes, de valor incalculable derribados sin piedad, sin valorizarlos. Ya no podemos reconstruirlos, pero está en nuestras manos conservar lo que nos queda.

Este texto nos abre las puertas a la intimidad del autor y de la ciudad, transmite su espíritu, su esencia. Las imágenes nos ayudan a valorar el tiempo, la ciudad perdida, nos traslada a la época y nos hace testigos de su historia. Se inmortaliza, se congela para siempre las camas de pilares, las lluvias y truenos de las tardes mayagüezanas. Antes del terremoto y luego del terremoto nuestra ciudad evidencia su metamorfosis. Combinar las palabras con la fotografía conspira para la intelección de los lectores. Excelente recurso poético.

Invita a la conservación, al rescate del pueblo. Urge protección, protección que se merece como patrimonio cultural. Cada casa, cada balcón, cada rincón merece un respeto. Pues en cada lugar se narra la vida de nuestros ancestros, cada casa derrumbada o abandonada borra nuestra historia, en el poemario se describe un Mayagüez desangrado, herido a muerte. Nos toca rescatarlo, nos toca demandar su conservación. Esta es la razón del poemario dar a conocer el valor histórico y cultural de nuestro Mayagüez porque no se puede apreciar lo que no se conoce.

2 comentarios:

  1. Una excelente pieza escrita de la profesora Cybell Batista Estoy de acuerdo con ella totalmente. Todo tiene su tiempo para que sea efectivo y valorado. A veces tenemos las cosas frente a nosotros y no nos damos cuenta lo valioso que son. Tus escritos son pura poesia que sale del alma. Felicidades.

    ResponderEliminar